Dark Sector, liándola con un frisbee de destrucción masiva

Ignorado e incomprendido por crítica y público, Dark Sector pasó hace ya unos añitos por las estanterías de lanzamientos sin pena ni gloria. Un shooter que, sin ser perfecto, resulta más original, divertido y variado que otros títulos del mismo género que mes a mes pueblan las estanterías de las tiendas de videojuegos.

darksector-03-banner

Dark Sector comienza siendo un shooter en tercera persona convencional y poco llamativo. Ambientado en un futuro no muy lejano, en Dark Sector encarnamos a Hayden Tenno, un agente americano infiltrado en una base de operaciones de algún país de Europa del este donde el supervillano de turno desarrolla un virus capaz de convertir a los seres vivos en unos mutantes horrendos con poderes sobrenaturales. Durante la misión se produce un accidente y el agente entra en contacto con una de estas criaturas. Hayden sobrevive al encuentro pero resulta infectado. El primer síntoma del virus en su cuerpo es algo totalmente inesperado: en su mano derecha aparece un glaive, una cuchilla circular que recuerda a una suerte de frisbee mortal. Sin saber cómo ni por qué, Hayden puede utilizar el glaive con una gran destreza, tanto en el cuerpo a cuerpo como en los ataques a distancia donde el jugador puede controlar de forma sencilla la trayectoria de su vuelo gracias al tiempo bala.

ps3_dark_sector_55

Originalmente, el glaive es una especie de lanza de guerra usada en la Edad Media. Sin embargo Dark Sector recoge el concepto de glaive aparecido en la película de ciencia ficción Krull, donde el glaive es una cuchilla con forma de estrella que puede lanzarse y retornar a su portador.

Este es el punto de partida de una mecánica de juego sencilla pero tremendamente gratificante. El glaive hace mucho daño en el cuerpo a cuerpo (ejecuta automáticamente si nos colocamos al lado o detrás del enemigo) y además permite toda suerte de coloridas amputaciones. Lanzarlo en el momento justo permite realizar un ataque cargado mucho más potente, necesario para romper algunos objetos o para penetrar mejor en las armaduras de ciertos rivales. El glaive puede utilizarse para recoger objetos (algunos de ellos inalcanzables de otra forma) y también puede impregnarse de elementos como fuego, hielo o electricidad para hacer más daño o realizar detonaciones a distancia. Un arma más versátil que una navaja suiza, oigan.

Dark_Sector_1.jpg

Pero el glaive no es la única arma ni tampoco la única habilidad con la cual contará Hayden. Junto con el glaive podemos llevar una pistola para aumentar la potencia de fuego, pero también está la opción de llevar un rifle de asalto o una escopeta. Todas estas armas deben comprarse al socorrido traficante del mercado negro, que como si fuera el buhonero de Resident Evil 4, nos estará esperando en una zona de alcantarillado al comienzo de cada misión. Tanto la munición como las granadas se encuentran por el mapa, pero ojo, porque la munición no puede robarse a los soldados enemigos abatidos. En una curiosa e inteligente decisión de diseño del gameplay, las armas robadas a los enemigos sólo pueden usarse durante unos segundos antes de que queden inservibles. Se explica de forma razonable: las armas del ejército cuentan con un dispositivo para evitar que los “infectados” como el jugador puedan usarlas durante mucho tiempo. Esto obliga al jugador a alternar entre la pistola, el glaive y las armas de dos manos compradas en el mercado negro (libres de esta limitación), pero el jugador tiene que considerar que la munición para estas armas es escasa y hay que saber escoger el momento para usarlas. Además, también se pueden comprar múltiples mejoras para estas armas, como ampliación del cargador, mejora de la cadencia de fuego, aumento de las posibilidades de derribar al enemigo, etc. Gracias a esta limitación con las armas rivales se evita la tentación o el despiste de que alguien juegue a Dark Sector como un shooter convencional sin usar el glaive, lo cual sería, sin duda, mucho más aburrido.

dark-sector-03

Las coberturas en Dark Sector funcionan correctamente aunque en ocasiones no estén tan bien pulidas como en Gears of War, el referente de esta generación en lo que a parapetarse se refiere. A lo largo del juego Hayden irá adquiriendo otras habilidades (generalmente absorbidas tras derrotar a jefes finales) como son la generación de escudos o la invisibilidad temporal, necesarias para la lucha contra jefazos y a veces para la resolución de pequeños puzzles.

darksector4

Aunque Dark Sector es tremendamente divertido y más que recomendable, no consigue ser un juego redondo por unas cuantas pegas. La primera de ellas es que la historia, aparte de tópica, está narrada de una forma horrenda y cuenta con un doblaje al español penosísimo. Su segundo pecado es la inteligencia artificial de algunos enemigos (soldados, en su mayoría), que parecen correr y disparar de una forma un poco aleatoria. Además, el rendimiento en consola se vuelve bastante penco en algunos momentos en los cuales aparecen muchos enemigos en pantalla. En cualquier caso, los errores del juego no impiden un acabado final más que notable. Si lo veis de segunda mano en alguna tienda a un precio razonable, no dudéis en darle una oportunidad: es uno de los shooters más originales de la anterior (y reciente) generación.

Esta entrada fue publicada en Críticas por Eldan. Guarda el enlace permanente.
Avatar de Eldan

Acerca de Eldan

Cabeza de viejo, cuerpo de joven. Procrastinador profesional desde 2003. Escribe, dibuja, juega y baila, y ninguna de estas cosas las hace bien. Como plan a medio plazo, pretende desintoxicarse de Tumblr. Adora a Grumpy Cat sobre (casi) todas las cosas y defenderá hasta la muerte que el sabroso Cola Cao es mejor que el insípido Nesquick.

Un pensamiento en “Dark Sector, liándola con un frisbee de destrucción masiva

Deja un comentario