Tengami: haiku, pop-up y puzles

Nyamyam, compañía afincada en Inglaterra se estrena en Wii U con Tengami, un hermoso título a caballo entre los cuentos tradicionales japoneses y los libros pop-up. Con él, sus creadores nos proponen sumergirnos en una historia envolvente a golpe de pantalla táctil.

tengami_mountain_waterfall

Tengami representa otro ejemplo de cómo los títulos lanzados originalmente para dispositivos móviles, como iOS en este caso, pueden dar el salto hasta sistemas de entretenimiento potentes diversificando y enriqueciendo la oferta de contenidos de estos. Gracias a las desarrolladoras independientes, tenemos a nuestra disposición un amplio catálogo de géneros, estilos y mecánicas de juego novedosas; concebidas no sólo para sorprender al jugador sino para proporcionarle una expeciencia de juego que no deba regirse necesariamente por los estándares de este o aquel género. Respondiendo a tal filosofía, Nyamyam nos presenta una propuesta muy particular.

Hace ya varios meses nuestra compañera Scullywen nos presentaba el singular Tengami cuando acababa de ser publicado para iOS y su llegada a Wii U y PC no era más que una promesa. Con el paso del tiempo y las actualizaciones de la Nintendo eShop el título seguía haciéndose de rogar hasta su llegada a nuestras videoconsolas esta semana. La esencia del juego se ha mantenido inalterada desde sus orígenes y continúa siendo, por tanto, una aventura con una presentación muy particular que constituye a su vez su aspecto más representativo y el condicionante de sus mecánicas.

Acompañamos a un samurai en su viaje en busca de restaurar un imponente cerezo, tarea que requerirá que juguemos con las estaciones. Todo en Tengami destila un precioso y cuidado espíritu japonés, perfectamente combinado con melodías serenas y un estilo de juego relajado tal vez inspirado  en la filosofía Zen. A lo largo de tres capítulos debemos resolver distintos enigmas que nos permitan avanzar hacia nuestro objetivo, siempre haciendo uso de la pantalla táctil del Wii U GamePad y del mismo modo en que leeríamos un libro: pasando las páginas hacia adelante o atrás.

El efecto que sobre el escenario tiene este paso de las páginas es tanto estético como la respuesta a alguno de los acertijos que se nos plantean, de manera que es necesario prestar atención a todos los detalles que aparecen en pantalla …algo que podría resultar sorprendente a quien se deje llevar por las primeras impresiones que su estilo sencillo pueden producirnos. También localizaremos de esta forma una serie de sellos (diez en total) que podemos utilizar en la comunidad de Tengami en Miiverse. Hay que aclarar que el uso de estos sellos está restringido a los momentos en los que nos hagamos con uno de ellos: si bien entonces podremos utilizar cuantos tengamos para confeccionar un mensaje, no encontraremos en todo momento la opción de publicar con ellos.

Desde Nyamyam denominan como “atmosférica” a la experiencia de juego de Tengami. Tanto el diseño de escenarios, como los puzles, la mecánica de juego o la música que nos acompaña a lo largo de la partida se combinan en un todo que trasciende al efecto individual de estos elementos. Es difícil explicar el desarrollo del título sin desvelar alguno de los aspectos más transcendentales de su desarrollo, es mejor descubrir por uno mismo la historia de este samurai y su búsqueda del restablecimiento del árbol milenario a cuyos pies da comienzo nuestra aventura.

Uno de los puntos más interesantes de Tengami es que carece casi por completo de narración, consistiendo esta en varios poemas haiku que se descubren a medida que superamos las distintas etapas de nuestro viaje. A pesar de ello, gracias a su presentación, no resulta complicado seguir la historia y siempre contaremos (si así lo deseamos, puesto que se trata de una opción configurable) con sencillas pistas que nos orienten sobre qué hacer frente a un puzle. Los escasos textos mostrados en el juego se encuentran perfectamente traducidos, siendo de gran ayuda para el jugador.

A nivel gráfico, Tengami destaca por un apartado visual sorprendente en lo que respecta a su presentación. Sin hacer gala de grandes alardes técnicos, la estética de pop-up y recortables (similar en algunos aspectos a la que pudimos ver en Stick It to the Man) se muestra como un soplo de aire fresco y un alarde de originalidad. Aunque el título no cuenta con tiempos de carga entre unas zonas y otras, en algunos momentos apreciaremos una ligera ralentización que no afecta a la experiencia de juego pero resulta apreciable.

tengami_ocean_sailing

La OST de Tengami nos acompaña en todo momento con melodías de corte asiático que invitan a la relajación y el juego sosegado. Las composiciones de David Wise (conocido por su trabajo en la serie Donkey Kong Country). Los efectos de sonido se encuentran vinculados en su mayor parte a los sucesivos pasos necesarios para completar los rompecabezas que nos propone la aventura y responden adecuadamente a nuestros movimientos.

El aspecto más flojo que podemos señalar respecto al título es precisamente el relativo a su duración y rejugabilidad. Aunque se nos resista alguno de sus puzles, podemos completar Tengami en apenas un par de horas, sin encontrar más alicientes para volver a jugarlo más allá de localizar los diez sellos utilizables en Miiverse. Esto resta atractivo en general al juego y se convierte en un condicionante a la hora de decidir si hacerse con él.

El título de Nyamyam se muestra como uno de los más interesantes dentro de la Nintendo eShop de Wii U tanto por su concepción como por su mecánica de juego. Si bien su escasa duración puede constituir una razón de peso para sus compradores potenciales, Tengami merece ser considerado como una posible adquisión con la que añadir diversidad a nuestra ludoteca. No obstante, en este caso es importante evaluar sus puntos fuertes y los más flojos a la hora de tomar la decidión de comprarlo.

Deja un comentario