Hotel Dusk, novela negra y trazos de stylus

El Día del Libro ha quedado ya atrás, y en Juegonautas siempre vamos con un poco de retraso (cosas de no llevar una dieta equilibrada), pero no hemos querido dejar pasar nuestro homenaje hablando de uno de los juegos más emblemáticos y carismáticos que tuvo Nintendo DS. Un título que demostró que eso de las dos pantallas podía tener utilidades mucho más peculiares de las que cabía imaginar a simple vista.

hotel-dusk-wallpaper

Porque con Hotel Dusk, la obra maestra indiscutible de los fenecidos Cing, Nintendo DS se convirtió en un libro. Nada más y nada menos. Una libro de tapa dura, con olor a tabaco y a whisky reseco. A novela negra, en pocas palabras.

Estamos acostumbrados en el mundo del videojuego, dentro de ese batiburrillo de géneros a veces un poco absurdo, a escuchar el término “novela interactiva”. Un terreno curioso cuyos representantes sólo salen de Japón en raras ocasiones: relatos en los que tenemos escasa posibilidad de interacción, spin-offs de conocidas sagas o simples sacacuartos de merchandising. Las novelas interactivas suelen tener poco interés, al menos para quien busque un videojuego al uso. Hay quien sitúa a Hotel Dusk a este mismo nivel, cometiendo un error. Hotel Dusk es una novela, tal cual, más allá de categorías forzadas.

Ya desde el primero momento nos dan muestras de ello: para jugar, debemos colocar la consola como si de un libro se tratase. Un detalle que no es tan nimio como parece, sino que nos sumerge todavía más en la experiencia que vamos a disfrutar. Hotel Dusk es una aventura gráfica noir que reúne todos los elementos de este género, los tópicos más básicos que nos encontramos en literatura o cine. Tenemos al policía atormentado tras la muerte de un compañero, reconvertido en mensajero para olvidar… y que se verá envuelto, sin imaginárselo, en una investigación que tiene sus raíces décadas atrás. Un hotel misterioso, de muebles ajados y máquinas de bebidas destartaladas, en cuyas esquinas se acumulan el polvo y los recuerdos. Y numerosos personajes a los que iremos conociendo, cada uno con sus propios demonios que sacaremos a la luz.

dusk3

Hotel Dusk se apoya en puntos diferentes a los que suelen sustentar a las aventuras gráficas, al menos tal como estamos acostumbrados a ellas. Salvando las distancias técnicas evidentes y, por supuesto, con una menor complejidad narrativa, guarda ciertos parecidos con el The Walking Dead de Telltale Games. Nos sitúa no sólo como espectadores que deban tomar las decisiones adecuadas para que la historia avance hasta su resolución: a lo largo de la misma nos introduciremos en la mente del protagonista, Kyle Hyde, y seremos nosotros los que iremos guiando su personalidad en un sentido u otro. Nos encontramos, así, con que podemos obtener un game over a causa de algo tan banal como contestarle mal al dueño del hotel (algo que hará que nos eche con cajas destempladas) o ignorar deliberadamente a un personaje al que creemos insignificante. Se critica habitualmente la linealidad de Hotel Dusk, y sin duda la trama principal posee esta condición (como pasa con cualquier novela, casi), pero las pinceladas de libre albedrío se nos muestran mediante esta clase de interacciones.

El otro punto fuerte del título, el que sin duda más disfrutamos, se encuentra en los interrogatorios. En determinados momentos de la historia, casi siempre al final de cada capítulo, tendremos que sonsacar información a los inquilinos del hotel. Algunos guardan secretos oscuros o trágicos, otros no tanto… pero cada uno de ellos nos aportará una pequeña pieza de ese puzle, más intrincado de lo que parecía al principio, que tendremos que resolver al final. Y no todos estarán dispuestos a entregárnosla de buen grado.

hotel_dusk_room_215_9199

Tendremos que interrogar a cada uno eligiendo la pregunta adecuada, con cuidado y astucia. Si les presionamos demasiado, se derrumbarán y no podremos obtener nada de ellos. Si somos demasiado blandos, se envalentonarán y nos echarán de la habitación, cerrándose en banda a colaborar. Aunque la mecánica es idéntica siempre, nuestro contacto previo con cada inquilino será la clave para que sepamos cómo actuar en estos interrogatorios; debemos entender cuál es la manera de abordarles en función de su personalidad, midiendo bien nuestras palabras. La tensión se ve reforzada, además, por la música y el cambio de fondo en el escenario. Si no se os acelera el corazón en estos momentos, es que tenéis horchata en las venas.

El aspecto gráfico de Hotel Dusk nos recuerda a un storyboard o un cómic a mano alzada (y sí, como se ha dicho tantas veces, para los que ya peinen algunas canas al Take on Me de A-ha). Los personajes, estáticos, adquieren movilidad y expresividad gracias a esos trazos de lápiz que los perfilan. El minimalismo de los escenarios termina de completar la estética: no es tanto una carencia como una voluntad deliberada de mostrarnos la esencia de esos hoteles ochenteros, cutres, en los que tantas y tantas historias de este estilo se han situado más de una vez.

Cing repitió estética y mecánica en Last Window, la secuela de este juego, donde nuevamente nos encontramos a Kyle Hyde resolviendo otro misterio similar, esta vez en un bloque de apartamentos. Se perdió aquí algo de frescura y se hicieron a un lado, todavía más, los elementos de aventura gráfica (si Hotel Dusk tiene pocos puzles, en Last Window son casi anecdóticos). Aunque Last Window no hizo del todo justicia a su predecesor, estamos ante un binomio sobresaliente en su conjunto. Dos novelas bien escritas, así lo decimos, con todas sus letras, a las que podemos hacer un hueco sin prejuicio alguno en nuestra estantería junto a las páginas de Raymond Chandler.

 

 

7 pensamientos en “Hotel Dusk, novela negra y trazos de stylus

  1. Adoro Hotel Dusk, y adoro también Last Window. La verdad es que CING se convirtió en una de mis compañías favoritas, por esa manera que tenía de contar historias. También me gustó mucho Another Code, y su secuela en Wii. Aun no se porqué Nintendo no compró el estudio, con la de alegrías que le ha dado. Me hubiera gustado disfrutar de mas aventuras de Kyle Hyde :)

    A propósito. Si os interesa la rotoscopia (modo de animación que usa Hotel Dusk y su secuela), aquí en este vídeo se muestra como se utilizó para Last Window. Si os gustan estos dos juegos, os parecerá un vídeo muy interesante :)

    VN:R_U [1.9.22_1171]
    Karma +2 (2 votos)
  2. Aunque las aventuras gráficas no son mi fuerte ni tampoco uno de mis géneros favoritos me hice con Hotel Dusk para mi DS en cuanto alcanzó un precio atractivo y lo que encontré me encantó. Desde su diseño a la música pasando por el mero concepto de juego me parecen una muestra de genialidad.

    Hotel Dusk es, a mi parecer, uno de esos juegos que todo poseedor de una de las portátiles de Nintendo debería tener en su ludoteca o como mínimo, jugarlo: una de esas maravillas que pueden pasarse por alto fácilmente pero que esconden tanto potencial en su interior que casi debería ser delito no hacer la prueba.

    VN:R_U [1.9.22_1171]
    Karma +2 (2 votos)
  3. Observo que el avatar de Asterfall refuerza su predilección por Hotel Dusk :P

    Nunca lo he probado porque no he tenido Nintendo DS, pero la idea siempre me pareció atractiva. El hecho de que sea más novela que aventura gráfica hace que me resute aún más interesante!

    VN:R_U [1.9.22_1171]
    Karma 0 (0 votos)
  4. Pingback: Introducción a la narrativa

Deja un comentario